Nuestra vida es global y personal, pero no local

BASE-OPINION
Miguel Ángel Martín

Artículo de Miguel Ángel Martín, experto en internacionalización. 

Este es el paradigma de nuestra realidad económica, la realidad social y la propia existencia como profesionales o empresarios. Obviarlo supone que nuestra estrategia de internacionalización, de emprendimiento o de ensanche de la cartera de productos/servicios no se integrará ni formará parte de un mercado.

¿Mi estrategia comercial, mi estrategia de presencia en otros mercados o mi estrategia de personal en mi empresa tienen en cuenta este paradigma?

Generalmente los empresarios sí son conscientes de la realidad global y, a medida que crece la empresa, la pérdida de lo local. La vertiente personal del paradigma es lo que no se está teniendo en cuenta, pero es la que hace que el mercado nos identifique, nos defienda y nos prescriba.

Es capaz mi empresa de conseguir “seguidores” de nuestra marca, de nuestra empresa. ¿Lo somos? ¿Quién se identifica con nuestra empresa? ¿Quién se identifica con nuestra marca?

“Lo personal” es la mejor estrategia que podemos establecer en nuestro negocio. Necesitamos estar abiertos, cercanos y próximos al mercado y a los clientes para que se conviertan en seguidores nuestros. Es necesario saber mantener relaciones personales con nuestros clientes (que se ha hecho desde siempre en el ámbito local), pero internacionalmente, ¿Cómo lo logramos?

Básicamente, hay que saber rodearse, no solo de buenos profesionales, sino de buenas personas. Íntegras, honestas y sinceras. Con este bagaje, las empresas pueden crear relaciones duraderas. Fieles en un mundo cada vez más infiel, práctico y resolutivo.

Debemos ser generadores de experiencias positivas y enriquecedoras de tal manera que siempre nos escojan. Que quieran estar siempre con nosotros. No existe ninguna metodología de la filosofía del afecto y el cariño. La filosofía de “empresas amorosas” basadas más en las relaciones empresa –clientes– que en la convivencia interna de las empresas.

Una empresa es amorosa cuando avanza un paso más en la orientación cliente, donde se deja de pensar en él fríamente y con números, estadísticas, probabilidades o unidades de compra. Una empresa amorosa es aquella que hace que sus clientes se sientan queridos, importantes y valorados. Son aquellas empresas que despliegan un conjunto de seguidores que demandan afecto y que entregan afecto por nuestra marca, por nuestra empresa.

En nuestra vida personal, nos sentimos orgullos de formar parte de la vida de alguien, nos sentimos importantes por estar cerca de alguien. ¿Es esta la realidad de nuestras empresas y de nuestra actividad profesional en el ámbito internacional? Si no es así, no estamos cumpliendo el paradigma de nuestro tiempo global y personal, y no local.

Cuando me contratan como asesor a los empresarios y gerentes de las empresas y me preguntan qué estrategia es la mejor para vender en China, Estados Unidos o Colombia, por ejemplo, yo les respondo con la misma pregunta: ¿a cuántos chinos conoces y con cuántos chinos has hablado de negocios?

Generalmente, la respuesta es: “ninguno”. Nuevamente, les pregunto: “pero, ¿te vas a China para hablar de negocios con un chino, ¿no?” La respuesta es afirmativa.

Una empresa amorosa no solo ama a las personas, sino que ama el país donde está presente y su cultura. Respeta sus idiosincrasias. Para querer un mercado, antes hay que empezar a querer a su gente. Antes de ir a vender a un país, antes de ir a hacer negocios a un país hay que comenzar por establecer contactos y amistades con la gente de ese mismo territorio que vive en España. Uno deja de ser local cuando su círculo de contactos profesionales, de amistades profesionales es global y personal.

Miguel Ángel Martín es speaker en la plataforma de conferenciantes y presentadores SPKRS.net. En sus sesiones habla sobre internacionalización de las empresas y marketing internacional. En la web de SPKRS.net encontrarán los mejores expertos en management, liderazgo, inspiración, comunicación y motivación, entre muchos otros temas.

 

 

Envia una resposta

*